Forma parte de estos grupos:

Blog

Cómo escribir los objetivos SMART

¡Dale a Compartir¡

Cómo escribir los objetivos SMART

Si quieres conseguir algo, tiene sentido imaginar el éxito y establecer objetivos para conseguirlo, y el método de los objetivos SMART te ayuda a dar pasos concretos cuantificando tu progreso hacia tus objetivos. En este artículo, aprenderá a establecer objetivos alcanzables y medibles utilizando la estrategia de objetivos SMART.

¿Qué son los objetivos SMART?

SMART es un acrónimo del proceso de fijación de objetivos. Es un acrónimo de las palabras «específico», «medible», «alcanzable», «apropiado» y «limitado en el tiempo» y es una característica esencial de la fijación de objetivos. El método SMART le permite medir su progreso y asumir la responsabilidad de su propio éxito. La fijación de objetivos SMART le permite tomar las acciones necesarias para alcanzar sus objetivos, puede obtener una imagen realista de lo que pretende conseguir.

Por ejemplo, puedes fijarte el objetivo de «mejorar» en mecanografía. Sin embargo, cuando se evalúa este objetivo utilizando el método SMART, se observa que el objetivo es bastante vago. Si el objetivo está cuantificado, por ejemplo, «Seré capaz de escribir más palabras por minuto», se convierte en un objetivo SMART alcanzable. Las características de este objetivo pueden detallarse más para reflejar otras características del proceso de objetivos SMART.

Leer: Herramienta de investigación de palabras clave de Semrush

¿Cómo se establecen los objetivos SMART?

Una vez que hayas fijado tus objetivos, debes seguir los pasos SMART para alcanzarlos.

1. Hacer que los objetivos sean específicos.

El primer paso para crear metas alcanzables es hacer que sus objetivos sean específicos. Piensa en términos cuantitativos y determina las acciones necesarias para alcanzarlos. El siguiente ejemplo muestra cómo convertir un objetivo general en un objetivo SMART específico:

    • Ejemplo de objetivo antes de los criterios «específicos»: «Quiero mejorar en mecanografía».
    • Ejemplo de objetivo tras el criterio «específico»: «Quiero mejorar mi velocidad de escritura».

Este ejemplo de objetivo hace que las afirmaciones generales que implican diferentes enfoques y acciones, como el aprendizaje de técnicas de mecanografía correctas o no colocar la mirada al teclado mientras se escribe, sean más específicas al evaluar qué aspectos de la mecanografía pueden establecerse como objetivos. Este ejemplo puede evaluarse más a fondo para ver si cumple los demás criterios de los objetivos SMART.

2. Hacer que los objetivos sean medibles

Una vez que hayas establecido objetivos específicos, el siguiente paso es evaluar qué acciones vas a llevar a cabo para alcanzarlos; este paso del proceso SMART te pide que utilices métodos para medir tu progreso hacia la consecución de tus objetivos. Ser medible también significa tener en cuenta todas las acciones que hay que llevar a cabo para apoyar el progreso hacia el objetivo. Por ejemplo, esto podría tomar la forma de registrar el tiempo que se tarda en completar una acción o el tiempo que se tarda en alcanzar un hito. El siguiente ejemplo ilustra la progresión de un objetivo general a un objetivo específico y medible.

    • Ejemplo de objetivo antes de los criterios «medibles»: «Aumentaré mi velocidad de mecanografía».
    • Ejemplo de objetivo tras el criterio «medible»: «Quiero aumentar mi velocidad de mecanografía de 50 palabras por minuto a 65 palabras por minuto». “Puedo medir mis progresos haciendo un test cronometrado que muestra un aumento de la velocidad de escritura».

3. Asegurarse de que los objetivos son alcanzables

Una vez que haya fijado objetivos específicos y haya decidido cómo se van a medir, debe considerar si son alcanzables. En función del plazo de ejecución, los posibles obstáculos y los métodos de medición, puede determinar la probabilidad realista de alcanzar el objetivo. Cuanto más realista y alcanzable sea un objetivo, más probable será que sigas trabajando para conseguirlo. El siguiente ejemplo ilustra los efectos «antes» y «después» de aplicar el criterio de «alcanzable» a un objetivo:

    • Ejemplo de objetivo antes del criterio «alcanzable»: «Aumentar la velocidad de mecanografía de 50 palabras por minuto a 100 palabras por minuto».
    • Ejemplo de objetivo tras el criterio de «alcanzable»: «Quiero aumentar mi velocidad de mecanografía de 50 palabras por minuto a 65 palabras por minuto, este objetivo se puede conseguir aumentando mi velocidad de mecanografía en pequeños pasos cada semana.»

Este aspecto de la estrategia de objetivos SMART también se refiere a garantizar que los objetivos sean medibles. Si el objetivo es específico y medible, es más probable que se pueda alcanzar porque se puede ver claramente cómo se avanza hacia el objetivo. Por ejemplo, el objetivo de alcanzar 100 palabras por minuto puede ser alcanzable, pero si se compara con otros criterios SMART, es posible que no se pueda conseguir en el plazo previsto y que se necesiten más recursos para lograrlo.

Leer: Cómo hacer SEO en su sitio web

4. Asegurarse de que son relevantes

Si los objetivos son relevantes, se relacionan directamente con las habilidades o la estrategia de desarrollo profesional que quieres mejorar. Por ejemplo, si quiere obtener una buena nota en su próxima revisión de personal, puede ser útil establecer objetivos que mejoren sus habilidades y procesos de trabajo para conseguirlo. Los hitos que establezcas y las acciones que lleves a cabo para alcanzar tus objetivos también deberían tener un impacto directo en tu progreso. El siguiente ejemplo muestra la aplicación de la característica «relevante»:

    • Ejemplo de objetivo antes del criterio «relevante»: «Quiero aumentar mi velocidad de mecanografía, así que dedicaré 15 minutos cada día a organizar mi espacio de trabajo».
    • Ejemplo de objetivo tras el criterio «relevante»: «Quiero aumentar mi velocidad de mecanografía de 50 a 65 palabras por minuto, así que dedicaré 15 minutos cada día a practicar la mecanografía y a comprobar mi velocidad».

Este ejemplo destaca los comportamientos pertinentes para avanzar hacia el objetivo. Los objetivos y los comportamientos medibles deben estar relacionados de forma coherente.

5. Creación de un calendario con plazos definidos

Un «plazo» es el período de tiempo reservado para lograr un objetivo y el tiempo que se necesitará para alcanzar los hitos y lograr el resultado final. Considere si el objetivo es a corto o a largo plazo. A partir de ahí, puedes fijarte un calendario para alcanzar tu objetivo estableciendo una fecha límite. El calendario también debe ser realista y darle la oportunidad de ajustar la relevancia, la especificidad y la posibilidad de alcanzar sus objetivos.

    • Ejemplo de objetivo antes del criterio de «duración»: «Aumentaré mi velocidad de mecanografía de 50 a 65 palabras por minuto practicando la mecanografía rápida y realizando una prueba cronometrada durante 15 minutos cada día».
    • Ejemplo de objetivo según el criterio de «duración»: «En tres meses, aumentar la velocidad de mecanografía de 50 a 65 palabras por minuto. Practicar la velocidad durante 15 minutos cada día y hacer una prueba de tiempo semanal para medir el progreso».

Este objetivo cumpliría todos los criterios de los objetivos SMART: demostraría la especificidad del objetivo, proporcionaría una forma de medir el progreso, sería alcanzable, se relacionaría con el desarrollo de la habilidad deseada y establecería un calendario para la finalización de cada hito y del objetivo general.

Leer: Cómo crear una estrategia de redes sociales en 2022

Forma parte de estos grupos:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba